Archivo de la categoría: Reto Hace 50 años

La calle de las camelias- Mercè Rodoreda

 

Plaça Francesc Macià. 1950 - Barcelona, Spain

Plaça Francesc Macià. 1950 – Barcelona, España

Mercé Rodoreda- La calle de las camelias

Mercè Rodoreda- La calle de las camelias

Conocí a Mercè Rodoreda hace ya tiempo. En la televisión estaban emitiendo una serie que me gustaba mucho, La Plaza del Diamante . Tendría unos 13 o 14 años, era pequeña para entender lo que nos contaba Natalia, la Colometa, su protagonista. Mi madre me la dejó ver con algún que otro reparo y yo estaba totalmente fascinada.

Poco tiempo después, ya algo más mayor, la profe de Literatura nos propuso leer la novela. Desde entonces la Colometa y Rodoreda se quedaron conmigo : )

Leyendo otro de los relatos de esta gran escritora, he conocido a alguien más, se llama Cecilia y te puedo asegurar que es otro personaje inolvidable.

¿Me acompañas?. Hoy nos vamos a Barcelona y nos vamos a pasar por la casa donde abandonaron a Cecilia, cuando era un bebé, al pie de la verja del jardín, en La calle de las camelias.

Una calle donde empieza y acaba todo, bajo el tilo, el árbol inmenso del jardín : )

Tranvía estacionado en el paseo de Gràcia

Tranvía estacionado en el paseo de Gràcia a la altura de la avenida Diagonal. Barcelona, años ’40 ’50. Colección Plasencia- Archivo Histórico Fotográfico IEFC

03verjaEl día que la pequeña Cecilia llegó a casa del señor Jaume y doña Magdalena, un extraño cactus floreció de la nada en el jardín.

Este matrimonio de mediana edad, sin hijos, recibe y acoge a la pequeña. Los dos tratan, a su manera un poco inexperta y ya cansada, de cuidarla y mimarla.

Pero Cecilia es un ser especial, como ese misterioso cactus.

Una niña melancólica y solitaria, con un universo propio. Marcada por el abandono, por el desconocimiento de sus orígenes, busca desesperadamente su identidad, su lugar en el mundo. Se siente extraña, perdida, ajena a lo que le rodea.

Vive cómoda, pero esa casa no es un refugio protector, fuera de esa verja hay algo más que atrae. En su alma se esconde cierto gusto por el lado “peligroso”,”salvaje” y “marginal” de la vida.

Acostumbrada a vivir entre silencios, la niña observa todo y siente, siente mucho. Su curiosidad es enorme, desea saber, querer y que la quieran, aunque, curiosamente ella no se deja amar. Esa incapacidad esconde una profunda insatisfacción y grandes inquietudes de vivir, tener aventuras y experiencias.

d6474d4ef45bb200b7b3e25728a89fa0

03b05cc09dd6dec7e24f4f19c6bfbf1cY Cecilia huye, huye siempre hacia adelante, de sus miedos o quizás ni siquiera sepa de que.

Enfrentarse a nosotros mismos y a nuestros fantasmas, ponerle nombre a nuestras emociones, siempre asusta.

Nuestra amiga quiere ser fuerte y resulta ser “humana”, una persona con sus claroscuros, llena de contradicciones. Busca ser libre, manejar las riendas de su vida y al mismo tiempo, tan indefensa, necesita ataduras, asideros, un vínculo. Sin embargo, nunca siente pertenecer ni a nada ni a nadie, está siempre de paso, como si viviera entre fronteras.

6c4e8447bed198ed8b940228dfd6f376Cecilia resulta compleja, cuesta entenderla, es muy complicado entender nuestros comportamientos y motivaciones, comprender el mundo interior de cada uno.

Escucha lo que te cuenta y descubrirás su fragilidad, su ternura y sensibilidad, conocerás esos anhelos y deseos que se le escapan tal y como vienen. Creo que nunca deja de ser una niña, conmueve.

El sufrimiento y la soledad, un gran vacío, acompañan su día a día y ella nunca se queja. Valientemente va tomando decisiones, que sean las más acertadas es otra historia ; )

Te entrarán ganas de protegerla y no te va a dejar, Cecilia es así.

Crece con las especulaciones acerca de su padre, un padre que podría ser desde un famoso pianista a un delincuente. La niña tiene imaginación y ese padre, esa figura masculina ausente y  la falta de su protección van a marcar su vida y sus comportamientos, es incapaz de sentir afectos duraderos.

Aislada, sin amigos, nunca va al colegio. El señor Jaume le enseña todo lo que tiene que saber.

Un día se escapa de casa con la intención de buscar a su padre, desde entonces habrá más escapadas. Fuera hay muchas cosas por descubrir, entre ellas el primer amor, la pasión y la juventud.

160129de784b9c48869d645d06e0158aCecilia tiene quince años y un joven llamado Eusebio la está rondando. Se fuga para vivir con él en una barriada marginal. Tú y yo sabemos que se precipita y que va a cometer un gran error…¡Ay!, nadie va a poder impedir su descenso a los infiernos. Quizás necesite bajar al abismo para resurgir.

c708dd55570f49529a78bb15361b0d93

Carrer de la Boqueria

Carrer de la Boqueria

ef1a16cbfb98e882c283d078600fde70Comienza su viaje a través de relaciones personales conflictivas, intensas y dolorosas y puede que después de muchos años, llegue a dominar su sentimiento de soledad y desarraigo y se convierta en una mujer madura e independiente…eso tendrás que descubrirlo por ti mism@

Calma su dolor y desesperanza en brazos de hombres de los que en ocasiones se enamora y otras veces no le importan nada, dejándose llevar, simplemente por el hecho de sentirse arropada y acompañada. Estos hombres la tratan como un juguete, como a una muñeca rota.

El hambre y las penurias la llevan por caminos turbulentos, a situaciones terribles y sórdidas, siempre de una manera muy inconsciente, casi sin querer.

En este viaje recorremos con ella la ciudad de Barcelona, en plena posguerra. A Cecilia le gusta pasear por el mero hecho de vagabundear, sin rumbo fijo, observando desde su soledad.

En el camino encuentra consuelo, reflexiona sobre lo cotidiano y sueña despierta, tratando de hallar una salida al sinsentido de su existencia.

San Jordi 1934

San Jordi 1934

A lo largo de sus paseos, las calles van siendo diferentes y reflejan su estado de ánimo. Al principio todo es un misterio, todo está por descubrir y es estimulante.

La ciudad está triste, gris, derrotada, desolada y angustiada como ella. La guerra y la posguerra han sido devastadoras.

Cecilia sabe mirar  y los árboles, las flores de los parques y de las ramblas, los lugares por los que deambula se convierten en su reino. Allí se siente autónoma y libre.

Las flores, siempre las flores, que necesita como un símbolo de todo lo bello y hermoso o para alegrar esos momentos duros y difíciles.

Francesc Català Roca: Via Laietana, Barcelona, 1950's

Francesc Català Roca: Via Laietana, Barcelona, 1950’s

81ed5c0a438d6f03361aa3ce899ce671

De una manera sencilla, aparentemente suave, Rodoreda te lleva de la mano y de repente te das cuenta que estás leyendo algo desgarrador, profundo y complicado. Es sorprendente y desconcertante. Admiro su forma de contar fantástica, envolvente, natural y sincera, muy poética.

En sus relatos deja hablar a sus personajes, intimas con ellos, eres su cómplice. Se percibe un contacto muy íntimo entre la escritora y su personaje, me encanta.

A pesar de partir de una concepción de la vida trágica y dramática, la escritora sabe hacernos ver que detrás existe belleza y posibilidades,que hay que intentarlo y atreverse a vivir.

839d3d8c22268be556cd39d8cd6f6a7dMe alegro de haber participado en este reto, propuesto por Lourdes  del blog El despertar de un libro.

Para celebrar los 50 años de la primera edición de La calle de las camelias, organizó una lectura conjunta, con una tertulia virtual posterior en la que ha sido un placer compartir impresiones con Lorena del blog El pájaro verde y Rosa, la dueña del blog Cuentame una historia. Mil gracias por todo chicas.

“Lo mínimo que se puede pedir a las personas inteligentes es que sepan ser felices, que sepan vivir y que sepan aceptar.” Mercè Rodoreda

 

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo libros, Libros favoritos, Mercè Rodoreda, reseñas, Reto Hace 50 años, reto literario

Soledad- Víctor Català

Soledad- Victor Català

Soledad- Victor Català

Victor Català

Victor Català

En mis retos y “aventuras lectoras” jejejeje, siempre encuentro alguna sorpresa, alguna joyita que desconozco, de esas que emocionan y remueven por dentro.

Este pasado año 2.016 (uff, pasó volando) el gran descubrimiento ha sido la novela Soledad, de la escritora Victor Català. 

Lourdes llrg, en su blog El despertar de un libro, organizó una lectura conjunta para conmemorar los 50 años transcurridos del fallecimiento de esta genial escritora, Caterina Albert i Paradís, más conocida como Victor Català.

Mil gracias Lourdes, por este regalo ; )

Es necesario conocer la existencia de este duro pero sorprendente y atrevido relato. Mila, su protagonista, es fascinante y su historia, en ocasiones, no te va a parecer muy alejada de ciertas realidades actuales.

Nos apuntamos varias conocidas y ha sido un placer intercambiar impresiones con todas ellas. Muchas gracias a Rosa Berros Canuria , Lorena del blog El pájaro verde y a Carmen Forján por dejarnos celebrar tertulias virtuales en Los libros de Carmen y amigos. 

¿Te apetece conocer a Mila?, pues ahora mismo te la presento.

¿Estas preparad@ para hacer un pequeño viaje?. No vamos muy lejos, solo a las montañas del Pirineo catalán, en el año 1.905, aproximadamente : )

6a014e6089cbd5970c017ee55df4ff970d-800wi

 

Ermita de Santa Caterina 1923

Ermita de Santa Caterina 1923

Matías y Mila, son una pareja de recién casados. Él ha encontrado trabajo como guardés de una ermita perdida en un rincón de la montaña, aislada totalmente de la civilización, en un entorno precioso pero sobrecogedor y terriblemente solitario.

Pronto te vas a dar cuenta que en este matrimonio nada es lo que parece. Ninguno de los dos está enamorado ni feliz por este comienzo de una vida juntos.

Mila se ha casado llevada por los convencionalismos sociales, quizás porque es lo que tocaba, lo que se espera de ella.

En el mundo de Mila, en su época, una mujer necesitaba un marido para poder realizarse, para no estar sola. Ella, bajo esa situación de dependencia, esconde infinitas inquietudes, pasiones y emociones cargadas de sensualidad. Es una mujer que siente, capaz de pensar por sí misma y buscar su identidad.

¡Qué paradoja!, huye de la soledad para encontrarse más sola que nunca, con un marido que ni la entiende, ni se molesta en escucharla. No le presta ninguna atención.

La convivencia es frustrante. Matías es un hombre apático, vago, sin ningún tipo de personalidad y Mila va del desengaño a la insatisfacción. ¡Ay Matías, esta chica es mucha mujer para ti!.

Ella busca desesperadamente calmar su soledad, su instinto maternal, sus ganas de amar, de sentirse querida y de pertenecer a algún sitio.

711ed19a2ee84d1ab82c0d42b63739db

By Matt Wisniewski

Nuestra amiga es un personaje complejo, lleno de matices, una mujer muy moderna, atrevida, que experimenta y pone nombre sin tapujos a sensaciones no muy bien vistas en un momento en que la mujer no podía expresar sus deseos y pasiones, su sexualidad y feminidad. Se va descubriendo sexualmente y su erotismo busca la compañía emocional y espiritual, conectar con esa figura masculina; padre, amigo, amante, un compañero de viaje…¿y por qué no? disfrutar del placer compartido.

Esa sexualidad frustrada provoca muchos conflictos interiores y psicológicos. Es horrible culparse por sentir y ser valiente.

Antes del baño. Ramón Casas

Antes del baño. Ramón Casas

Mila se funde con la montaña, con su naturaleza misteriosa, salvaje y a la vez encantadora.

La montaña cautiva, es todo un símbolo, el alma, la energía y fuerza motriz de toda la trama. Un lugar donde perderse y a la vez encontrarse, resurgir.

Ilustración de Arcadi Mas i Fondevila

Ilustración de Arcadi Mas i Fondevila

Escena de la película basada en la novela. Dirigida por Roma Guardiet

Escena de la película basada en la novela. Dirigida por Roma Guardiet

Mila no llega a estar sola del todo. Alguien le tiende una mano, su amigo el pastor Gaietá,un personaje clave, mágico, lleno de humanidad. Gaietá es un bálsamo, le aporta seguridad. El pastor sabe escuchar, reconforta, no sabe que es un filósofo, un pequeño sabio. Su sabiduría reside en lo cotidiano, la belleza de lo simple y las pequeñas cosas. Sus palabras, sus cuentos e historias llegan al corazón de Mila y de cualquiera que sea capaz de entender. En este mundo tan urbano, tan moderno, tan loco y complejo hemos perdido ese contacto con lo que verdaderamente importa.

Paseando con Mila y Gaietá te vas a enamorar de su montaña, de parajes agrestes y magníficos, quizás algo idealizados y sobrenaturales. Serás capaz de percibir sus olores, la luz y la oscuridad, sus sonidos, el brillo del cielo y la maravilla del cambio de estaciones. Una naturaleza libre y algo salvaje, las sensaciones son penetrantes.

Atrévete a disfrutar del placer de caminar y si te enfrentas a tus propios miedos, la melancolía y al vértigo que dan las alturas, quizás, como Mila, aprenderás a amar esos paisajes, las tradiciones y leyendas que esconden, pero sobre todo aprenderás mucho de ti mism@ ; )

 

Ilustración de Arcadi Mas i Fondevila

Ilustración de Arcadi Mas i Fondevila

337cd19256517a1b51a89654c90768a6

By Edward Weston

Puede que en la soledad de esas montañas, Mila sea capaz de extraer la fuerza necesaria para romper con las ataduras  y reinventarse. Creo que nuestra protagonista es capaz de todo.

Víctor Català escribe desde la valentía y la sinceridad. Tiene una enorme sensibilidad y habilidad descriptiva. Si tengo que destacar algo, es que su riqueza expresiva es asombrosa, por no hablar del dominio del lenguaje.

Me asombra su creatividad, su capacidad para crear un personaje de carne y hueso, vivo y emocionante. Su estilo es muy sugestivo, escribe con mimo y detalle.

En Mila hay mucho del espíritu rebelde de la escritora.

Caterina Albert i Paradis nació en 1869 en L’Escala, un bonito pueblo marítimo del ampurdán.

Su padre era un político y abogado de tendencia liberal y republicana, que habilitó un antiguo granero para que su hija pudiera leer y escribir. Caterina tenía también otras pasiones; la pintura, la escultura, la arqueología…y no lo hacía nada mal.

Víctor Català

Víctor Català

Caterina Albert trabajando en su estudio. Autor: Joan Lassús

Caterina Albert trabajando en su estudio. Autor: Joan Lassús, Museo de la Anchoa y la Sal

Le gustaba mucho pasar el tiempo en esa habitación del granero que ella llamaba “su nido”. Leía todo lo que caía en sus manos y compraba libros y revistas.

“Yo era todo ojos, mirar, leer y tengo una memoria visual muy grande”

La pequeña se educó en casa, solamente fue a la escuela primaria de su pueblo y luego a un pensionado en Gerona, donde comenzó sus estudios de francés. Esta educación autodidacta se vio fomentada por su madre que escribía poesías y su abuela, una gran conocedora de las tradiciones y la cultura popular.

A Caterina le entristecía el empobrecimiento del catalán y la desaparición de muchas de sus palabras.

La ideología de su padre, que tuvo que exiliarse durante un tiempo por haber participado en el alzamiento federalista ampurdanés de 1.869, influyeron en el catalanismo de Caterina, muy afín a las doctrinas de Enrique Prat de la Riba.

Era una mujer indómita que amaba su libertad, tenía energía, seguridad en si misma y era muy coherente. Sinceramente decía que ella escribía “tal y como salia y listos”, pero tenía un don, era muy trabajadora y constante.

En 1.898 ganó los Jocs Florals de Olot con un monologo teatral llamado La Infanticida. Una obra desgarradora y desafiante que escandalizó al jurado cuando se enteraron que estaba escrita por una mujer. Desde entonces decidió esconderse bajo el seudónimo masculino de Víctor Català, para poder escribir con mayor libertad. Se atrevió también con la poesía.

any-caterina-albert-victor-catala

Siempre trató de defender su independencia frente a las normas y las corrientes, huía de cualquier escuela y no le interesaba demasiado la vida social o pública. Sin embargo, mantuvo contacto y una gran amistad con los grandes escritores de la época como Joan Maragall y Narcís Oller.

Viajó muy poco, siempre quiso estar al lado de su familia, hasta que en 1.904 dispuso de un piso en Barcelona.

En 1.902, coincidiendo con el auge de la corriente modernista, publica Dramas rurales, con textos y dibujos realizados por ella misma. Así se estrenó en la escena literaria catalana. Le siguieron Sombrías, Cantos Vivos y su obra maestra, la maravillosa novela Soledad.

joventut-190515102012_0000La historia de Mila se publicó por entregas en la revista Joventut, la más importante y representativa del modernismo catalán.

A partir de 1.907 la escritora desaparece, no publica nada. Ha surgido la corriente novecentista  más intelectual y racional.

Caterina se retrae un poco, cree que no tiene nada que decir, pero su capacidad narrativa no se detiene y va evolucionando y experimentando cambios.

A partir del 1.923, publica varias narraciones cortas y en 1.926 aparece su segunda y última novela Un film 3000 metros.

Estuvo vinculada a los Juegos Florales de Barcelona, incluso en 1.917 los presidió. Fue miembro de la Academia de la Lengua Catalana y de la Academia de Buenas Letras de Barcelona.

Barcelona. Canaletas 1910

Barcelona. Canaletas 1910

d81af6d4eed98ebbaf38b26feb5fa6c7

Santiago Rusiñol

En 1.944 se recopilan sus narraciones en castellano en Retablo. Con la editorial Selecta se editan sus últimos trabajos: Vida Molienda y Jubileo.

Para mí ha sido un verdadero placer conocerla y pasar unos días leyendo esta novela. No deberías perdértela ; )

“Quien mucho proyecta y nada hace, si nada era, nada será”Víctor Català

6 comentarios

Archivado bajo favoritos, lectura conjunta, Libros favoritos, reseñas, Reto Hace 50 años, reto literario, Víctor Català

Reto: Hace 50 años

No se me ocurre mejor forma de empezar un lunes…¡¡¡Nuevo reto!!! ; )

Se cumplen los 50 años del fallecimiento de la escritora Caterina Albert i Paradís, que adoptó el seudónimo de Víctor Català. También este año se celebran los 50 años de la primera edición de la novela La calle de las Camelias, de la escritora Mercè Rodoreda.

La mejor forma de conmemorar y recordar a estas dos magníficas escritoras es leyendo sus libros: Soledad La calle de las Camelias.

Lourdes, del blog El despertar de un libro nos ha lanzado esta propuesta y no he podido negarme. ¿No te parece muy apetecible?.

d6325e214580adda095a6c95f6832575

2 comentarios

Archivado bajo lectura conjunta, leer, libros, Mercè Rodoreda, Reto Hace 50 años, reto literario, Víctor Català