Archivo mensual: abril 2018

Postales de invierno-Ann Beattie

Postales de invierno- Ann Beattie. Libros del asteroide

Postales de invierno- Ann Beattie. Libros del asteroide

“…¿Es qué nadie es feliz?, ¿no hay nadie cuerdo?…”- Postales de invierno- Ann Beattie.

Divertida, triste, brillante, perfecta. Postales de invierno es una novela con su propia banda sonora.

Si, en cada página, “suena” la música, las canciones y los sonidos de toda una generación. Y esta música tiene un tono melancólico.

Hace frío, mucho frío. Un frío que casi es protagonista y que se suma al desconcierto y desencanto que envuelve la novela.

¡Qué duro es crecer!. Despedirse de la juventud cuesta. Madurar produce vértigo y pánico, abandonar sueños e ilusiones también.

El tiempo vuela y como decía Lennon; “La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes.”

Hoy te voy a presentar a Charles, creo que te va a caer bien de inmediato.

El actor John Heard en la adaptación cinematográfica de la novela de Ann Beattie

El actor John Heard en la adaptación cinematográfica de la novela de Ann Beattie

Para conocerle tenemos que irnos a Washington. Tras el subidón y la resaca del movimiento hippie y, del idealismo del mayo del 68 , que trataron de poner patas arriba al sistema, la cultura y la sociedad, los jóvenes que tanto pelearon por sus sueños, tienen que volver a la realidad. El bajonazo es tremendo.

Charles está bien embrollado y, en cierto modo, perplejo y desconcertado,  embarcado en esta tarea tan complicada de encontrar la felicidad, su lugar en el mundo.

Lo intenta, como lo hacemos todo cada día. ¿Será demasiado tarde para ser feliz? ; )

“Todo el mundo es tan patético…-dice Sam. ¿Qué pasa?. ¿Es el fin de los años sesenta?.

Escena de la película A chilly scenes of winter.

Escena de la película A chilly scenes of winter. Dirigida por Joan Micklin Silver.

Charles, es un “chaval” de unos 3o años, algo cínico y descreído. Tiene un trabajo aburridísimo y su única “ideología”, su único aliciente, es como recuperar a Laura, su antigua novia.

Laura ocupa casi todos sus pensamientos, una chica dulce y tan  desorientada como él. Ella, un buen día, decide volver con su marido, un constructor de chalecitos suizos bastante petardo.

¿Qué pasará por la cabecita de Laura?. A veces no somos capaces de explicarnos a nosotros mismos y nuestras decisiones.

Los actores John Heard, Mary Beth Hurt y Peter Riegert en la película A chilly scenes of winter

Los actores John Heard, Mary Beth Hurt y Peter Riegert en la película A chilly scenes of winter

Charles vive rodeado de gente con pocas aspiraciones vitales, que se enfrentan a todo como pueden o como les dejan.

Su madre es una mujer desnortada que se hincha a pastillas y a la que le gusta sumergirse en su bañera cuando la tristeza acecha. Necesita constantemente que la rescaten. El padrastro es un tipo infantil y con poco carácter que se pasa todo el día quejando de que sus hijastros no le quieren, ¡cuánta frustración!.

Susan , la hermana de Charles, es una universitaria formalita y prometida con un médico. Ya no tiene mucho que ver con esos universitarios rebeldes, inconformistas que se iban a comer la vida a bocados, a llevar a cabo una revolución.

Charles comparte piso con Sam, el gran Sam. ¿A quién no le gustaría tener un amigo como él?.

Y con Sam, su compañero de aventuras y miserias, va compartiendo tristezas y alegrías con un humor cínico y gélido. Lo mejor de esta historia son sus geniales conversaciones. ¡Qué manera tan magistral tiene Beattie de construir sus diálogos!.

Sientes que estás en el sofá con ellos, bebiéndote una birra y charlando sobre todo y sobre nada, dejándote llevar por esa sensación de vacío y de desgana. Son tan entrañables, tan reales.

Y los días van pasando tediosos, entre el cinismo y cierta amargura. Sin embargo, ellos siempre son capaces de ver las cosas con ese sentido del humor tan corrosivo. Uno no sabe si reír o llorar.

Charles, paseando por una ciudad congelada, sigue fantaseando con una huida hacia adelante, lejos de sus problemas y sus miedos. Está paralizado, si, muy bloqueado, pero eso no impide que siempre busque algo más.

En el fondo, Charles y Sam no han dejado ni dejarán de ser unos idealistas.

¿Hay futuro?… quizás como decía Bob Dylan, solo nos quede vagar a solas en la vida, como un caso perdido…Like a rolling stone. : )

Ann Beattie  debutó con esta novela que rápidamente fue considerada una de las más influyentes de la década de los setenta.

La escritora Ann Beattie

La escritora Ann Beattie

Me encanta su tono contundente y claro, de persona que ya está a la vuelta de todo, que conoce estas ilusiones perdidas porque son las suyas. En esta historia hay mucha verdad, mucha sinceridad.

No puedes perdértela. Te va a enganchar por su frescura y espontaneidad.  y Beattie nos lo cuenta maravillosamente, haciendo que todo fluya, todo es natural. Crea una atmósfera especial con la que es casi imposible no conectar. ¡Cuánta perspicacia y elegancia para desvelarnos los más íntimos deseos de sus personajes!.

Te paso a buscar, esta noche cenaremos en casa de Charles unas pizzas, charlaremos y seguro que escucharemos buena música.

 

 

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Ann Beattie, Libros favoritos, reseñas